Mostrar cabecera
Ocultar сabecera
+
NT
-
Rápida transición a las notas a los libros del Nuevo Testamento
AT
-
Rápida transición a las notas a los libros del Antiguo Testamento
Cap.
-
Capítulos de libros «Rut»
1 2 3 4
Чтения
Marcadores
Mis lecturas
  • Otros traducen: ha dado testimonio contra mí.

  • La cebada, que madura antes que los demás granos (2 S. 21:9), tipifica al Cristo resucitado (1 Co. 15:20). La cebada y el trigo (2:23) tipifican a Cristo como el material con el cual se hace el alimento de Dios y de Su pueblo (Lv. 2; Jn. 6:9, 33, 35).

  • Noemí no se rebeló contra el trato de Dios; antes bien, reconoció que Dios no sólo había disciplinado a su esposo, sino también a ella (vs. 20-21; cfr. v. 3). Esto indica que ella era una mujer piadosa que creía en Dios, lo tomaba en cuenta y le temía.

  • Que significa amargura.

  • Que significa mi delicia.

  • Rut escogió ir a la tierra de Israel probablemente debido a que había escuchado mucho sobre Dios, Su promesa y la buena tierra. Ella había escuchado las buenas nuevas lo suficiente como para hacer una maravillosa elección (cfr. Ro. 10:17).

  • Rut escogió como meta participar —juntamente con los elegidos de Dios— en el disfrute de Cristo e, incluso, llegó a ser un antepasado importante de Cristo que, como tal, contribuyó a introducir a Cristo en el linaje humano. Esto fue más que una simple determinación hecha por una viuda moabita; fue una meta que ella se fijó, algo que ella escogió. Rut escogió a Dios y Su reino con miras a llevar a cabo la economía de Dios concerniente a Cristo.

  • El regreso de Noemí a la Tierra Santa era su regreso al reposo hallado en la economía de Dios a fin de, nuevamente, participar en el disfrute de la tierra prometida por Dios, lo cual posibilitaría su vínculo con la genealogía de Cristo. Noemí regresó con Rut, la nuera que Dios le dio para el cumplimiento de la economía divina concerniente a Cristo (v. 22a).

  • En este relato luminoso y fragante, Rut tipifica a la iglesia de cuatro maneras. En primer lugar, Rut era una mujer en Adán según la creación de Dios y una moabita (una pecadora, véase la nota 4) según la caída del hombre. Mediante la caída, el hombre creado por Dios se convirtió en un pecador y, por ende, llegó a ser el viejo hombre (Ef. 4:22; Col. 3:9) compuesto de dos partes: una natural (buena) creada por Dios (Gn. 1:27, 31) y otra caída (maligna) corrompida por el pecado (Ro. 5:18a, 19a). Por ser tanto una persona creada como caída, Rut —en estos dos aspectos— tipifica a la iglesia, antes de su salvación, como hombres según la creación de Dios y pecadores según la caída del hombre, que conforman “nuestro viejo hombre” (Ro. 6:6).

    En segundo lugar, Rut —la viuda del difunto esposo— fue redimida por Booz, quien saldó las deudas contraídas por el difunto esposo de Rut a fin de recobrar los derechos que éste tenía sobre sus propiedades (4:9-10). En este aspecto Rut tipifica a la iglesia —cuyo viejo hombre es su esposo crucificado (Ro. 7:4a; 6:6)—, la cual fue redimida por Cristo, quien quitó todo pecado cometido por el viejo hombre a fin de recobrar los derechos que había perdido el hombre natural creado por Dios y caído (Ef. 5:25). El viejo esposo de Rut, Mahlón, tipifica la parte caída de nuestro viejo hombre, y la deuda contraída por él tipifica el pecado cometido por la parte caída de nuestro ser, a causa del cual perdimos los derechos que teníamos como criaturas de Dios. Rut, en calidad de esposa, tipifica nuestro hombre natural, quien fue creado por Dios para ser el complemento de Dios, Su esposa, y quien fue redimido y regenerado para llegar a ser el nuevo hombre que es la esposa de Cristo (Ro. 7:1-4 y las notas). La muerte de Cristo en la cruz destruyó la parte caída de nuestro viejo hombre, redimió la parte creada por Dios y quitó el pecado que cometimos con nuestra parte caída, y así recobró los derechos propios de la parte creada por Dios.

    En tercer lugar, Rut, después de ser redimida por Booz, se convirtió en su nueva esposa (4:13); como tal, ella tipifica a la iglesia en el sentido de que, después de ser salva, ella llegó a ser el complemento de Cristo en la unión orgánica con Él mediante la regeneración del hombre natural de la iglesia (Jn. 3:6b, 29a; Ro. 7:4b). Cuando Rut se casó con Booz, ella fue redimida de toda deuda y se convirtió en su nueva esposa con miras a producir los herederos necesarios. En el cumplimiento de este tipo, Cristo, nuestro nuevo Marido, murió para redimirnos y saldar toda deuda causada por los pecados de nuestro viejo hombre. Luego, en resurrección, Él, como Espíritu vivificante (1 Co. 15:45), nos regeneró para hacer de nosotros una nueva creación (2 Co. 5:17) unida a Él en matrimonio. Después de ser redimido y regenerado, nuestro hombre natural —a excepción de nuestra parte caída— se convierte en nuestro nuevo hombre (Ef. 4:24) y toma a Cristo como su nuevo Marido en la unión orgánica y divina con Él. Ahora, en esta unión orgánica entre Cristo y nosotros, podemos dar a luz a Cristo y hacer que Él sea propagado al ministrarlo universalmente a todo hombre para que se obtenga el aumento de Cristo (Jn. 3:30).

    En cuarto lugar, Rut (una pecadora gentil) fue unida a Booz para tener parte en la herencia de los elegidos de Dios; esto tipifica que los pecadores gentiles —quienes fueron redimidos y regenerados (los principales constituyentes de la iglesia)— han sido unidos a Cristo a fin de tener parte en la herencia de la promesa de Dios (Ef. 3:6).

  • Los moabitas, un pueblo nacido del incesto (Gn. 19:30-38 ), tipifican a todos los pecadores, quienes nacieron de un “incesto” mediante el “matrimonio” de Adán con otra criatura, Satanás (Jn. 8:41, 44a).

  • La muerte de Elimelec y sus dos hijos (vs. 3, 5) fue una disciplina infligida por Dios a la casa de Elimelec (v. 20). Esto hizo que la esposa de Elimelec, Noemí, y sus dos nueras se volvieran viudas sin hijos en un país extraño. Éste fue el lamentable resultado de que Elimelec se desviara apartándose del reposo hallado en la economía eterna de Dios.

  • Elimelec se desvió apartándose de Belén de Judá y se fue a Moab, un país compuesto por los descendientes de Lot, producto del incesto que él cometió con su hija (Gn. 19:30-38), un lugar rechazado y condenado por Dios (Dt. 23:3-6) y un país idólatra (v. 15; Jue. 10:6).

  • El tema del reposo es la clave del libro de Rut. Israel, el pueblo elegido de Dios, vivía en la tierra prometida por Dios con miras a llevar a cabo Su economía. El verdadero reposo de ellos consistía en permanecer en la buena tierra que Dios les había prometido y dado (Dt. 12:9; He. 4:8). El reposo de Israel, la prosperidad en virtud de la cual Israel tenía disfrute y contentamiento, estaba determinado por su relación con Dios en lo referido a Su economía. Que un israelita dejase la buena tierra significaba desvincularse completamente de la economía eterna de Dios. Elimelec estaba en la buena tierra y poseía una porción de la misma, por lo cual, debió haber permanecido allí. Pero él, neciamente, se desvió apartándose del terreno, la posición, que le daba la oportunidad de disfrutar de reposo en la buena tierra, un reposo que al final tuvo como resultado que Cristo, mediante la encarnación, fuese introducido en el linaje humano para llegar a ser el verdadero reposo del pueblo de Dios (véanse las notas 2, párr. 3, de Gn. 2 y 9 de He. 4).

  • Belén, la ciudad de David, sería designada como el lugar de nacimiento del Cristo que habría de venir (Mi. 5:2; Lc. 2:4-7), y Judá era la tierra de la tribu real de Israel (Gn. 49:8-10), lo mejor de la tierra prometida por Dios (Éx. 3:8b), o sea, de la buena tierra (Dt. 8:7-10), la tierra de Emanuel (Is. 8:8).

  • La hambruna en la buena tierra representa la carencia del suministro de vida, necesario para vivir y ser satisfechos. Fue enviada por Dios a Su pueblo a manera de castigo (Lv. 26:26; Ez. 14:13) por haber abandonado a Dios como su fuente y Marido y por haberse vuelto a los ídolos. Al respecto, véase la nota 1, párr. 1, de Jue. 1.

  • Lit., juzgaban. Rut sirve de apéndice al libro de Jueces y es contemporáneo con la primera mitad de Jueces. Jueces nos relata una deplorable historia de Israel, la cual es oscura y repugnante; Rut narra la excelente historia, luminosa y fragante, de una pareja. El personaje principal de este relato es como un lirio que crece entre los espinos y como una estrella que brilla en la noche oscura.

    El libro de Rut forma parte importante de la genealogía de Cristo (Mt. 1:5), que es la crónica sobre la encarnación de Cristo. Por ser una moabita (v. 4), Rut estaba excluida de la congregación del pueblo santo de Dios (Dt. 23:3). No obstante, ella pasó a formar parte de los elegidos santos de Dios y se convirtió en un antepasado importante de Cristo mediante su matrimonio con Booz, el bisabuelo del rey David (4:21-22; Mt. 1:5-6), lo cual fue un factor determinante para dar lugar a la encarnación de Cristo (Mt. 1:5-16). Por tanto, Rut se convirtió en un antepasado importante para que Cristo fuese introducido en el linaje humano mediante Su maravillosa encarnación, en la cual Dios se hizo uno con el hombre (Mt. 1:18, 20b-23). Éste es el significado intrínseco del contenido del libro de Rut. Al respecto, véase la nota 5 de Mt. 1.

Biblia aplicación de android
Reproducir audio
Búsqueda del alfabeto
Rellena el formulario
Rápida transición
a los libros y capítulos de la Biblia
Haga clic en los enlaces o haga clic en ellos
Los enlaces se pueden ocultar en Configuración