Mostrar cabecera
Ocultar сabecera
+
NT
-
Rápida transición a las notas a los libros del Nuevo Testamento
AT
-
Rápida transición a las notas a los libros del Antiguo Testamento
Cap.
-
Capítulos de libros «Primer Libro de Samuel»
Чтения
Marcadores
Mis lecturas
  • El contenido de 1 y 2 Samuel es la historia de Samuel, Saúl y David, la cual da continuación a la historia de los jueces y es parte crucial de la línea central de la historia de Israel. Samuel era levita por nacimiento y nazareo por consagración, y llegó a ser un sacerdote, un profeta y un juez. Él dio inicio al profetismo —los profetas— para reemplazar el sacerdocio que estaba en decadencia respecto a hablar por Dios; además, Samuel puso fin a la judicatura —los jueces— e introdujo el reinado. Saúl fue rey sobre Israel en un sentido negativo, y David fue rey en un sentido positivo.

    El pensamiento central en 1 y 2 Samuel es que la realización de la economía de Dios requiere la cooperación del hombre según el principio de la encarnación, como lo ilustran, en un sentido positivo, las historias de la madre de Samuel —Ana—, de Samuel mismo y de David, y, en un sentido negativo, las historias de Elí y de Saúl. Tal cooperación se relaciona con el disfrute personal de la buena tierra, la cual tipifica al Cristo todo-inclusivo e ilimitadamente extenso (véase la nota 7 de Dt. 8). Los libros de 1 y 2 Samuel, por ser la continuación de Josué, Jueces y Rut, presentan los detalles con respecto al disfrute de la buena tierra dada por Dios. La tipología presentada en estos dos libros nos muestra la manera en que los creyentes neotestamentarios pueden y deben disfrutar a Cristo como la porción que Dios les asignó (Col. 1:12) con miras al establecimiento del reino de Dios, el cual es la iglesia (Mt. 16:18-19; Ro. 14:17). Estos tipos indican que ser rectos delante de Dios es el requisito previo para disfrutar a Cristo. En 1 y 2 Samuel, la buena tierra disfrutada por quienes cooperaron con Dios llegó a ser el reino de Dios, donde los que cooperaron reinaron como reyes. Asimismo, al cooperar con Dios tenemos que disfrutar a Cristo al grado que nuestro disfrute de Cristo llegue a ser el reino de Dios, donde reinamos en vida con Cristo (Ro. 5:17).

  • Bajo Elí, el viejo sacerdocio aarónico se hizo caduco y cayó en decadencia (2:12-29), y Dios anhelaba tener un nuevo comienzo para la realización de Su economía. Con miras al nacimiento de Samuel, Dios operó detrás de la escena suscitando ciertos acontecimientos. Por un lado, Él cerró la matriz de Ana y, por otro, dispuso que Penina provocase a Ana (vs. 5-7). Esto obligó a Ana a orar pidiendo que el Señor le diera un hijo varón. Esta oración de Ana, en la que ella hizo un voto delante de Dios (vs. 10-11), no fue iniciada por Ana, sino por Dios. A Dios le agradó la oración de Ana así como la promesa que hizo, por lo cual abrió su matriz; Ana concibió y tuvo un hijo, al que llamó Samuel (v. 20). Por tanto, no fue ningún hombre el que dio origen a Samuel, sino que Dios fue su verdadero origen al motivar a los Suyos secreta y soberanamente.

  • Lit., ella.

  • Algunos mss. dicen: la casa.

  • Por el lado humano, el origen de Samuel fueron sus padres que adoraban a Dios, en especial su madre —que buscaba a Dios— con su oración (cfr. nota 5). En medio del caos imperante en un Israel degradado, Elcana y Ana permanecieron en la línea de vida dispuesta por Dios para Su propósito eterno (véase la nota 9, párr. 2, de Gn. 2). La línea de vida es una línea que produce a Cristo para el disfrute del pueblo de Dios (véase la nota 18 de Rt. 4), de tal modo que en la tierra Dios pueda obtener Su reino, que es la iglesia como el Cuerpo de Cristo (Mt. 16:18-19; Ro. 14:17; Ef. 1:22b-23), el organismo del Dios Triuno. Debido a que Dios operaba en ella, Ana no pudo tener paz hasta que oró pidiendo un hijo. La oración de Ana fue un eco, una enunciación, del deseo del corazón de Dios. Ésta fue la cooperación humana con el mover divino para que la economía eterna de Dios fuese llevada a cabo. Dios podía motivar a Ana por ser ella una persona que era uno con Él en la línea de vida. Siempre y cuando Dios cuente con una persona así, Él podrá avanzar aquí en la tierra.

  • La oración de Ana indica que el mover de Dios y Su respuesta a aquella oración (vs. 19-20) consistía en producir un nazareo entregado de manera absoluta a cumplir el deseo de Dios. Un nazareo es alguien que se ha consagrado absolutamente a Dios, le toma como su Cabeza, le considera como su Marido y a quien no le interesa disfrutar de los placeres mundanos (Nm. 6:1-5 y las notas). Incluso antes de nacer, Samuel fue consagrado por su madre a fin de ser tal clase de persona.

  • Que significa oído por Dios, o pedido a Dios.

  • Lit., hice de él un pedido a Jehová. En tiempos de Elí, Dios, en lo concerniente al sacerdocio, era pobre, por lo cual Ana prestó a Samuel al Señor. Cuando la situación es anormal, el Señor se encuentra en pobreza con respecto a Su administración y es necesario, entonces, que alguien se entregue voluntariamente a Él a manera de préstamo.

Biblia aplicación de android
Reproducir audio
Búsqueda del alfabeto
Rellena el formulario
Rápida transición
a los libros y capítulos de la Biblia
Haga clic en los enlaces o haga clic en ellos
Los enlaces se pueden ocultar en Configuración