Mostrar cabecera
Ocultar сabecera
+
NT
-
Rápida transición a las notas a los libros del Nuevo Testamento
AT
-
Rápida transición a las notas a los libros del Antiguo Testamento
Cap.
-
Capítulos de libros «Jueces»
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17 18 19 20
21
Чтения
Marcadores
Mis lecturas
  • Según todo lo presentado en el Antiguo Testamento, Dios se casó con Israel en el monte Sinaí (véase la nota 6 de Éx. 20). Dios, en conformidad con Su concepto y deseo, quería ser un Marido para Israel y quería que Israel fuese Su esposa, quien viviría en el más íntimo contacto con Él en esta maravillosa unión matrimonial. Al redactar los libros de historia, Samuel puso Jueces después de Josué para mostrarnos la vida que llevó Israel con respecto a su Marido. Según lo revela este libro, Israel —en su corazón— no deseaba ser la esposa de Jehová; ella abandonó a Dios, su Marido, y como una ramera, fue en pos de otros dioses para adorarlos (2:11-13, 17; 3:7; 8:33; 10:6; cfr. Jer. 11:13; Ez. 16:25-26; Os. 1:2; 2:2). Después del relato sobre Judá y Caleb en 1:1-20, en la historia de Israel aquí relatada se manifiestan abundantemente la podredumbre y corrupción propias de una ramera. Mientras que Josué es el libro de la historia de Israel donde abundan los relatos de las maravillosas victorias obtenidas por Israel sobre los pobladores de Canaán en presencia de Jehová, Jueces es el libro de la historia de Israel donde abundan los relatos de las vergonzosas derrotas sufridas por Israel a manos de sus enemigos por haber abandonado a Jehová. Éste es el significado intrínseco del libro de Jueces.

    El contenido de Jueces consiste en que los hijos de Israel ponen su confianza en Dios, abandonan a Dios, son derrotados por sus enemigos, se arrepienten ante Dios al hallarse en un estado deplorable, son liberados mediante los jueces y después, nuevamente, caen en corrupción (1:1-2; 2:11—3:11). Éste llegó a ser un ciclo que en Jueces se repitió siete veces.

  • Al inicio de este libro, en los vs. 1-20, vemos a Israel consultando a Jehová, lo cual presenta una hermosa escena en la que Israel pone su confianza en Dios. Este maravilloso cuadro que retrata la unidad del hombre con el Señor, lo cual prefigura la unión orgánica de Dios con Su pueblo, da continuación a la unidad descrita en el libro de Josué cuando el pueblo de Israel entró por primera vez a la buena tierra (Jos. 6).

  • Lit., dedicaron (esto es, a destrucción).

  • Que significa dedicada.

  • Véase Nm. 13:33 y la nota.

  • Aunque Judá fue valiente y victorioso (vs. 1-19a, 20), su victoria no fue completa, pues le faltó expulsar a los habitantes del valle (v. 19b) y a los jebuseos (v. 21). Asimismo, Manasés, Efraín, Zabulón, Aser, Neftalí y Dan no desposeyeron a todos los pobladores de sus tierras (vs. 27, 29-36). Como resultado de la desobediencia de Israel al no echar fuera por completo a las tribus cananeas (Éx. 23:23-33; Nm. 33:50-56), Israel moró entre esas tribus, tomó a sus hijas por mujeres, dio sus hijas a los hijos de ellos y sirvió a sus dioses; así hizo lo malo ante los ojos del Señor (3:5-6). Véanse las notas 23 de Éx. 23 y 52 de Nm. 33.

Biblia aplicación de android
Reproducir audio
Búsqueda del alfabeto
Rellena el formulario
Rápida transición
a los libros y capítulos de la Biblia
Haga clic en los enlaces o haga clic en ellos
Los enlaces se pueden ocultar en Configuración